¿Qué es el Zazen? | La postura en la meditación Zen

Este post será un poco extenso pero habrá merecido la pena escribirlo porque explicará algunos aspectos que todavía no trate sobre qué es el Zazen y cómo sentarse a meditar correctamente.

Explicar qué es el Zazen (la postura de meditación) conlleva hacerse la pregunta más adelante de ¿Por qué es esta postura y no otra? y otras muchas más preguntas de las que ahora te hablo.

Somos occidentales.

Realizar la práctica de sentarnos en zazen no debe suponer sumergirnos en una cultura ni llegar a especializarnos en temas orientales tan lejos de nuestras raíces, cultura y costumbres, pero sí contemplar esta práctica que de una manera u otra nos va a ayudar a fluir en esta vida.

El mindfulness no era parte de nuestra cultura hasta que Estados Unidos lo introdujo como práctica habitual y todo occidente lo acepta sin hacerse otros planteamientos sobre dogmas ni religiones.

Entrar al mundo de la meditación no es renunciar al mundo en que vivimos ni a lo que somos.

El objetivo del zazen es la de practicar la meditación seriamente para cualquier persona.

Sentarse a meditar es hacer zazen

Cuando te hablaba sobre la postura en el post de cómo meditar te decía que era una postura concreta sin entrar en algunos detalles sobre la postura que hubieran hecho un post demasiado largo para leerlo.

Por esto anterior, escribo ahora estas líneas y explico cosas básicas al entender que para saber de lo más profundo tenemos que comprender lo más básico de esta postura.

Si miramos en Wikipedia: Zazen es sentarse a “meditar” en la posición de loto que según el Budismo Zen, es como lo habría hecho Buda en el momento de su iluminación.

Si buscamos en Google: Zazen significa “meditar sentado” (Za=sentarse, Zen=meditación).

Zazen es difícil, lo sé. Pero practicado cotidianamente es muy efectivo para la ampliación de la conciencia y el desarrollo de la intuición.”Maestro Taisen Deshimaru

Voy a pasar a hablarte de otra cultura para hablarte finalmente de una postura. La postura que hay que adoptar cuando hacemos meditación.

Qué es el Zazen

Hay dos escuelas primarias de Zen japonés. Una llamada Sōtō Zen y la otra Rinzai.

Rinzai Zen está asociada con la contemplación koan de manera formal, mientras que la práctica de meditación Sōtō se llama Shikantaza – “simplemente sentarse“.

Si alguna vez decides estudiar budismo en una de estas dos escuelas, esta distinción te será muy importante. Sin embargo, si vas a iniciarte haciendo un taller de meditación (para aprender la postura zazen) te dará igual si el profesor se ilustró en Sōtō o Rinzai.

Lo Básico: Permanecer sentado

Si asistes a una clase de “Introducción a la meditación Zen” puedes notar que la mayoría de la clase involucra al profesor a decirte lo que debes de hacer con tu cuerpo. No habrá nada mental.

Banco seiza para meditación

Haz click en la imagen para mostrar contenido

Se te presentará una almohada cuadrada llamada zabutón sobre la que se encuentra otra almohada redonda llamada zafú. Se te enseñará también un pequeño banquito llamado banco seiza como el de la imagen.

Si has leído hasta aquí y no sabes aún de lo que hablo, puedes encontrar instrucciones para usar todas estas cosas y en este mismo blog en el post donde explico cómo hacer meditación.

Mira bien las fotografías de ese post cuidadosamente, observando las posiciones de las piernas, las manos y la espalda que sugiero.

Si tienes problemas de espalda o te resulta extremadamente difícil sentarte en esta postura también te puedes sentar igualmente en una silla.

Introducción a la Meditación Zen

Habiendo participado en varias clases de introducción a la Meditación, he notado que los principiantes tienden a reaccionar a las instrucciones de una de estas dos maneras:

  1. Algunos parecen desconcertados la primera vez que asisten porque el instructor pasa demasiado tiempo en esta materia periférica que trata sobre la posición de las piernas, la postura en general y la espalda en lugar de explicar “qué hacer con la mente“.
  2. Por otro lado, también preguntan los motivos de aprender inexcusablemente a sentarse de esta forma. ¿Por qué no sentarnos de la manera que nosotros queremos?

Varios puntos. Realizando una práctica formal del zen uno se sienta en Zazen y se queda literalmente “clavado” al suelo para todo el periodo que dura la meditación. En mi caso de unos 30 a unos 50 minutos.

Absolutamente inmóvil.

Tan inmóvil, que si nos hicieran una fotografía sentados en Zazen con un tiempo de exposición por el periodo que dura toda la meditación (30 minutos), esa fotografía no tendría borrón alguno y no saldría “movida”.

¿Por qué en esta postura?

Investigué hace mucho la postura para darme cuenta que no sólo te permite que tus órganos internos funcionen correctamente, sino que también crea una gran diferencia en la experiencia de meditación en general: La parte inferior de tu cuerpo necesita estar muy bien asentada para soportar todo tu peso.

Inicialmente estás sentado para calmar la mente, con la comprensión de que cuerpo y mente son una sola cosa.

Cuando el cuerpo se mueve, la mente se mueve.

También es esencial que la columna vertebral esté recta, y esto lo conseguimos con esta postura.

Como dice Taisen Deshimaru el zazen es difícil, luego el desafío aquí es doble: Si no puedes controlar tu cuerpo… ¿Cómo pretendes controlar tu mente?.

Sentarte en Zazen puede ser doloroso. La posición que conlleva sentarte correctamente te permite una “tensión mínima” que se concentra especialmente en tu espalda.

Es una postura perfecta para no dormirse y estar alerta.

Si llevas meditando algunas semanas, sabes que las molestias se pasan con el tiempo.

Si nunca lo has hecho, intenta sentarse inmóvil y con la sensación de estar “clavado” al suelo en esta postura y permanece quieto durante 35 minutos y entenderás todo lo que digo. Puede probablemente que necesites hielo o que se te queden dormidas las piernas.

Puedes leer mi propia experiencia cuando empecé en la meditación y descubrir que no vas a estar solo en la incomodidad de esta postura. Todos hemos pasado antes por esto.

El objetivo de esta postura es mezclarnos con ella y vernos como no afectados por la práctica que estamos haciendo y fluir dentro de esa misma postura. Esta postura y ese estado nos permitirá soltar.

¡Voilà!

Además, con esta postura desarrollamos un aspecto muy útil e importante: La paciencia. Te hablaré de ello más adelante.

Postura Zazen

La idea genial sería convertirse en un trípode.

Sentado en el zafu (o en el banco seiza) creamos una de esas patas del trípode con el culo, mientras que nuestras rodillas son las otras dos patas de ese trípode.

Necesitarás por tanto el zafu o algo parecido porque se necesita tener el culo elevado del suelo para conseguir este efecto.

Con la práctica notarás que si empujas tus caderas hacia atrás, vas a encontrar un “punto dulce” donde el final de tu culo se encuentra con el zafu y permite que tu columna vertebral esté recta sin tener que obligarnos a mantener esa rectitud.

Ahora, si sentados en el zafu tus rodillas no están plantadas en el suelo apoyándonos con ellas como otras dos patas de ese trípode, sino que están más altas que tus tobillos, puedes tener problemas. Se te pueden dormir los pies.

En este caso es mejor sentarnos en un banco seiza y si no somos capaces, en una silla.

El sentarse con las piernas cruzadas para nosotros los occidentales como en la foto, puede ser difícil y podemos acabar tirando de la columna vertebral y crear una ligera curva que haría inaceptable esta práctica.

Meditación Zazen

Pero, ¿Qué pasa con lo que pasa en mi cabeza?.

Eso es importante -también-, pero el zazen es algo que hacemos muy poco con nuestra cabeza.

Lo siento si pensabas otra cosa; Zazen es una práctica que unifica cuerpo y mente.

Un maestro comentó que el zazen es una práctica corporal, como bailar o caminar. Si tu experiencia de zazen permanece únicamente centrada en tu cabeza, no lo estás haciendo bien.

Lo que es alucinante y descubres con la práctica, es que sea lo que sea lo que aparezca en nuestra mente, tarde o temprano desaparece. Gracias a la paciencia que antes te comentaba, obtenemos con la postura un dominio donde creamos un gran estado de observación. Esto nos llega gracias a la paciencia.

Cuando vemos que los pensamientos desaparecen podemos preguntarnos: ¿Cuál es el origen y la naturaleza de los pensamientos?. Hazte esa pregunta.

La importancia de la postura

Es la base de la concentración.

Me enseñaron a descansar mi conciencia en el hara -aprox. cerca del ombligo- concentrado en mi respiración.

Luego me enseñaron que era mejor sentarse en la conciencia pura del cuerpo y de la mente. Me inclino a pensar que el enfoque de descansar la conciencia en el hara es una idea mejor para los principiantes. Les ayuda a centrarse en la respiración y a ser más conscientes de su cuerpo.

Otro aspecto que nos ayuda en la meditación es la mirada.

Mantener lo ojos abiertos y descansar la mirada en una pared blanca o en el suelo a medio metro de distancia sin ver lo que estamos mirando, con la mirada perdida.

como meditar las manos

El mudra de la mano sentados en zazen, es como se muestra en la fotografía donde los pulgares en línea forman uno solo.

El mudra no se “deja descansar” ni “se apoya” sobre las piernas. Se sostiene parcialmente justo debajo del ombligo, y lo centramos en el hara. Yo personalmente me apoyo de una forma suave.

He encontrado muy útil a veces para centrarme en la meditación, el enfocar mi conciencia dentro de ese espacio oval que configuran mis manos.

Todas estas instrucciones que te hago sobre el cuerpo son importantes. Una vez más, te digo que el zazen no es algo que exclusivamente hagas con tu cabeza. Todo el cuerpo se sienta a hacer zazen: tus pies, tu cara relajada, tus hombros sin tensión.

Todos, es zazen. Todo es zen y todo es meditación.

Conscientes de nuestra respiración

Si te estás sentando en Zazen, la complicación que supone centrar nuestra atención en la respiración es lo que más te preocupa ¿Verdad?.

Es una de las primeras cosas que nos ocupa y nos preocupa, la dificultad de esta realización. Así también como preguntarnos: ¿Lo estaré haciendo bien?. Lógico.

Cuando estés ahí, con tu parte inferior del cuerpo apoyada como un trípode y con tu columna recta, tendrás las manos haciendo el mudra, la cabeza recta y la barbilla hacia abajo.

Dejarás la mandíbula relajada y la lengua descansando en el techo de tu boca.

Ahora fíjate en el resto de tu cuerpo, no debes tensar ninguna otra parte del cuerpo.

Relájate.

Respira de forma natural con una respiración abdominal. Deja a tu cuerpo respirar prestando atención a la respiración. Muchos enseñan la meditación contando las respiraciones de uno a diez; es muy difícil centrarnos en la respiración, lo sé y eso se demuestra cuando cuentas las respiraciones y tus pensamientos te han hecho perder la cuenta. No pasa nada, si te ocurre esto vuelve a empezar.

Vuelven de nuevos los pensamientos

A medida que van surgiendo los pensamientos, basta con reconocerlos y dejarlos ir.

Gracias a esta postura, te será cada vez más fácil.

No estamos tratando de detener los pensamientos. Es simple, se trata de no perseguirlos ni identificarnos con ellos. Piensa en los pensamientos como secreciones naturales del cerebro.

Los pensamientos vienen y se van, como el aliento de tu respiración. Me identifico mucho con la idea de que a los pensamientos les ocurre exactamente igual que a nuestra respiración, viene y se va.

El aire entra y sale, como nuestros pensamientos.

Si estás sentándote en tu casa, se sugiero que emplees un contador de tiempo con alarma. El timer con cuenta atrás que viene en el teléfono móvil para sentarse un tiempo fijo cada día te basta.

Comienza por diez minutos y ves ampliando este tiempo. Tranquilo, no hay prisa.

Si eres nuevo en esto y sientes la necesidad de tener más apoyo, puedes hacer los comentarios que quieras. Seguro que muchos te responderán.

—Rafa García

more sources: Zazen en Wikipedia | How to do ZazenZazen InstructionsWhat is Zen?

 

¿Qué es el Zazen? | La postura en la meditación Zen
5 (100%) 8 votes

6 Comentarios ¿Qué es el Zazen? | La postura en la meditación Zen

  1. Pingback: Cómo meditar y practicar correctamente la meditación | vivir meditando

    1. Rafa García

      ¡Pero que bueno este enlace!
      No lo había leído.
      Aparecen muchos pensamientos, sensaciones, emociones, pero no confundáis las nubes que flotan…
      Una suerte tenerlo aquí para encontrarlo rápido… pienso que voy a leerlo más veces.
      ¡Gracias!

      Responder
      1. Ángela

        Hola Rafa. acababa de encontrar este enlace justo un minuto antes de leer tu post… creo que te estaba destinado. Me alegro de que te haya gustado.

        Un saludo

        Responder
  2. LUC

    Hola Rafa,
    En primer lugar quería felicitarte por este post porque explicas de una manera sencilla , asequible , pero a la vez muy completa ,cómo debe ser la postura.

    Por otro lado, me gustaría hacerte una pregunta . En el apartado ” Meditación zen ” haces un comentario sobre el que , siempre he tenido la curiosidad .
    Dices : ” cuando los pensamientos desaparecen “(..).
    Mi pregunta es la siguiente : ¿Las personas que lleváis 10-15 años meditando ( como es tu caso) ,llegáis un momento en el cual durante esos 30 o 50 minutos se consigue dejar la mente en blanco, sin la aparición de pensamiento alguno ,quedando la mente totalmente concentrada en la respiración ?

    Gracias

    Un saludo

    Responder
    1. Rafa García

      ¿Dejar la mente en blanco?, ¿Sin la aparición de pensamiento alguno?… ¡Con la mente concentrada en la respiración!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *